27/09/2016 13:10 Antiguedad: 2 yrs

EL ANUNCIO DE LENCE DE UNA SUBIDA DE PRECIOS DE LA LECHE AGITA AL SECTOR EN GALICIA

Algunas industrias están comunicando a los productores que en otoño les pagarán hasta tres céntimos más por litro


Los ganaderos gallegos, los que menos cobran en España, están asistiendo expectantes a algunos cambios dentro del sector lácteo que podrían romper con los insalvables escollos existentes hasta ahora para poder cambiar de empresa a la que suministran la materia prima.

Se desconoce si el detonante fue el reciente anuncio del consejero delegado de Leche Río Jesús Lence sobre la firma de contratos con una subida de dos céntimos a las ganaderías sostenibles y de un céntimo en litro al resto, o que ya se estaban generando movimientos en este sentido. Lo cierto es que se empieza a hablar de que la demanda de leche del mercado -propia de una estación en la que se reduce la producción y aumenta el consumo-, está agitando el sector industrial, en busca de una materia prima que se ha reducido, después de cerca de dos años de una gran inestabilidad y de precios a la baja.

Lo cierto es que otras industrias han seguido la estela de Lence y están ofreciendo ya una subida de precios a sus ganaderos. Entre ellas figura la asturiana Reny Picot, que ha comunicado a sus suministradores de materia prima gallegos que les incrementará el precio entre dos y tres céntimos.

Coincide en una época en la que varias de las industrias más fuertes del mercado tienen ya firmados los contratos por un período de seis meses y en la que la multinacional Lactalis ha retirado los de sus ganaderos, dos meses después de una denuncia efectuada por Unións Agrarias ante la Agencia de Información y Control Alimentario. Ha vuelto a repartir otros con un precio base de 27 céntimos, frente a los 26 de los anteriores.

Río necesita más volumen

Jesús Lence, atento siempre a las subastas de Fonterra -las que marcan el precio a nivel internacional de la leche-, reconoció que decidió a subir los precios después de vaciar sus almacenes de excedentes y coincidiendo con el cambio estacional. Admitió también que su grupo estaba necesitado de granjas sostenibles. «Necesitamos más volumen -dijo- y estamos captando ganaderos».

No puede pasar desapercibido que a este incremento de un céntimo para las ganaderías convencionales y dos para las sostenibles de los productores que venden a Río, Lence anunciara también que aplicará a las granjas una prima de cantidad. Esta noticia coincide en fechas con el plazo abierto por la Unión Europea para solicitar las ayudas para reducción de producciones, que en Galicia han tenido poco éxito.

El industrial lucense anunció recientemente que está preparando el relevo generacional en su grupo. Lo hará a través de una empresa patrimonial, Complejo San Cristóbal, de la que dependerán el resto, Transleche y Leche Río SL. En el consejo de esta última ha dado entrada a su yerno Alexander Zehner, que es presidente y consejero delegado de la multinacional farmacéutica Sanofi-Aventis, en Italia.

Los movimientos que se están registrando -tímidos por ahora, pero no se descarta que pueda variar la situación en unas semanas- han generado alguna esperanza entre los ganaderos de que el sector pueda dirigirse hacia una cierta estabilidad, de la que carecía desde hace dos años, y que ha llevado a numerosas explotaciones al cierre o al cambio de producción.

Con todo, Óscar Pose, de Unións Agrarias, que llevó directamente la denuncia contra Lactalis, matizó ayer que «de momento» no está apreciando ningún cambio y menos derivado del anuncio de Lence, dado que la subida sitúa al grupo gallego en la media del mercado.

 

Una empresa de servicios de Lugo, intermediaria de una firma foránea que quiere comprar leche gallega

La empresa ODC Planing, con sede en Lugo y dedicada a la prestación de servicios, trata de captar ganaderos interesados en vender la leche que producen. Para ello, ha enviado unas 1.000 cartas a productores de las provincias de Pontevedra y de A Coruña en las que ofrecen «contratos de larga duración, referenciados a precios publicados oficiales» y en la que figuran dos números de teléfono de contacto. Su responsable, Óscar Valiño, puntualizó ayer que los servicios de ODC Planing fueron contratados por una importante compañía del sector lácteo, con su sede fuera de Galicia y cuyo nombre no quiso desvelar, para que elaborara una base de datos con los ganaderos interesados. Insistió en que su empresa no comprará la leche.

Valiño eludió dar explicaciones acerca de la información que figura en la página web oficial de ODC Planing, sobre la próxima salida al mercado de una nueva marca de leche, Campo Latino. Se limitó a confirmar que había firmado un acuerdo de confidencialidad con la compañía para la que está recogiendo datos de ganaderos, que le impedía facilitar detalles del proyecto.

Según dijo, la empresa láctea reunirá a los productores interesados en el anuncio que difundió a través de su empresa. En ese encuentro tienen previsto explicar las condiciones de los contratos y el precio que pagarán por litro.

La carta, con el membrete de ODC, recoge textualmente: «Gestionamos excedentes lácteos y la tramitación de subvenciones para descenso de producción». También señala: «Si eres una de tantas explotaciones con riesgo de poner en peligro la viabilidad de tu granja, podemos ofrecerte un precio digno de tu producto».

Valiño aclaró que ODC no es una inmobiliaria que va a comprar leche, pero admitió que comparte oficina con una firma de ese sector, de la que también es responsable.